Juegos de pelotas de toda la vida, para jugar con los niños

Los días de verano, el otoño, la primavera y los días soleados de invierno son ideales para disfrutar al aire libre, con juegos de pelotas, los cuales más allá del fútbol, se están perdiendo entre las nuevas generaciones, parece que siempre tiene que haber un juguete electrónico de por medio para que se entretengan, por eso  es muy importante intentar rescatar y transmitirles el valor de los juegos de toda la vida, con los que tantas generaciones se han divertido y crecido.

Los juegos tradicionales, no son juegos de pueblo o de viejos sino juegos de siempre, que van pasando de generación en generación, con los se pretenden resaltar valores como la cooperación, la aceptación de uno mismo y de los demás, favoreciendo la convivencia y la resolución de conflictos de forma pacífica.

Se ha perdido el jugar en la calle, como tal vez muchos padres habréis jugado de pequeños, pero creo que es importante enseñarles a los hijos que jugar al aire libre, disfrutando de la naturaleza, en compañía de amigos puede ser muy entretenido y enriquecedor, además de ser saludable y favorecer su desarrollo, tanto físico como intelectual. No olvidemos que el juego en la infancia es aprendizaje.

Veamos, entonces, algunos de los juegos de toda la vida para jugar al aire libre con balones:

 

 

Pelota envenenada

Todos los jugadores, se ponen formando un círculo, excepto uno de los niños, que se quedará en el centro con el balón en la mano. Cuando lo lance a uno de sus compañeros dirá una palabra cualquiera, como por ejemplo, “Verano”. Los jugadores deberán ir pasándose la pelota y diciendo palabras relacionadas, como “playa, vacaciones, arena, olas”… Si uno de los jugadores, no sabe qué decir, se colocará en el centro del circulo y se volverá a empezar. Y mucho ojo, porque si un jugador pronuncia la palabra “¡veneno!” teniendo la pelota en las manos, el siguiente que atrape el balón debe permanecer en silencio y pasarlo a otro. De lo contrario, ira al centro.

 

Caza la pelota

Dibuja un círculo en el suelo y todos los niños entran en él, a excepción de uno que girará corriendo alrededor. Tiene que haber suficiente espacio en el circulo, como para que todos puedan tener los brazos en alto extendidos. El jugador que se encuentre fuera del circulo, tendrá que lanzar la pelota al aire, todo lo alto que pueda, mientras dice el nombre de uno de los compañeros, que hay dentro del circulo. El jugador al que nombre tendrá que coger la pelota, antes de que caiga al suelo. Si no lo hace quedará eliminado, hasta quedarse al final un único jugador dentro del circulo, que será el ganador.

 

Balón prisionero

Delimita el campo en dos campos de juegosuno para cada equipo. Cada equipo contará con un lanzador que se situará fuera del campo de juego, que debe lanzar el balón para tocar a un jugador del orto equipo, sin que bote la bola, que si no es capaz de atraparla una vez le ha golpeado, se colocará al fondo del campo contrario, como prisionero. Si la coge, puede tirarla inmediatamente para cazar a un jugador del otro equipo. Además, si un prisionero tiene la pelota en la mano, puede liberarse de la misma forma, golpeando a un jugador del equipo contrario. Gana el equipo que antes capture a todos los contrarios.

Sigue la ronda

Es un sencillo juego en el que no sólo sirve la destreza al coger la pelota, sino también la memoria de los participantes.  Hacemos un círculo y colocamos a uno de los participantes en el centro. El que esté en el centro lanzará el balón a un compañero mientras dice una palabra. El niño que recoja la pelota tendrá que decir la palabra que ha mencionado su compañero y añadir otra relacionada, y pasar la pelota a otro de los participantes, que dirá las palabras que han dicho los anteriores y añadirá una nueva. Hasta que uno de los participantes se equivoque o no recuerde una de las palabras.

 

¡Que no se caiga!

Todos se ponen en círculo, sentados o de pie en función de la dificultad que se quiera darle al juego, y se van pasando un balón de fútbol con cualquier parte del cuerpo, salvo las manos. Las únicas reglas de este juego son que la pelota no puede tocar el suelo, o se deberá volver a empezar el juego, y que cada jugador debe ir contando el numero de toque que da, pero si quieres complicarlo, se puede usar una pelota más pequeña o un globo, o decir colores, países europeos, nombres de animales,…. o para complicarlo que se deba decir en inglés, francés, o el idioma que se quiera aprender.

 

Bota la pelota

Juego típico de las clases de educación física, donde se forman dos equipos que se situarán, en dos filas paralelas frente a frente. Da una pelota al primer jugador de cada fila, que cuanto más pequeña sea, más se complicará el juego. Por turnos irán haciendo diferentes secuencias de ejercicios, donde ganará el equipo que antes acabe el ejercicio el ultimo de la fila; los ejercicios pueden ser: botar tres veces el balón, botarla por debajo de las piernas, rodear la cintura con la pelota en una sola mano, colarla por las piernas, entre muchos más. Cuando el primer jugador de la fila termina su ejercicio, se lo pasa el siguiente y así sucesivamente hasta terminar toda la fila.

 

Las naciones o Las quemadas

Variante del balón prisionero, donde dos equipos se ponen frente a frente desordenados dentro de la cancha o lugar determinado con límites marcados con líneas. Cada equipo tiene un capitán, quien deberá estar tras el equipo contrario. El objetivo es “quemar” con la pelota a todos los integrantes del equipo contrario. Cuando un jugador es quemado, deben ponerse junto al capitán y quemar junto con éste. Cuando todos los participantes de un equipo están quemados, el capitán de este equipo deberá salir a la cancha a intentar quemar por si solo a los integrantes del equipo contrario.